Cuidado personal compartido

Escrito el 06 de Septiembre de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Cuidado personal compartido.1

demandar cuidado personal compartido

- Con la dictación de la nueva ley en materia de cuidado personal, llamada también ley amor de papá o Ley que establece el cuidado personal compartido, se realizan una serie de modificaciones legales. Dentro de estas modificaciones, nace en nuestra legislación el cuidado personal compartido, como un régimen de vida que procura estimular la corresponsabilidad de ambos padres que viven separados, en la crianza y educación de los hijos comunes, mediante un sistema de residencia que asegure su adecuada estabilidad y continuidad. Sin embargo, ha de haber un acuerdo conforme al cual se regule, pues en su omisión el cuidado personal radicará en el padre o madre con el que el menor viva, tal y como lo veremos.

La presente publicación nace atendido que nos ocurre como Estudio Jurídico muchas veces que llegan padres indicando que desean demandar el cuidado personal compartido de sus hijos. Para estos padres y con objeto de aclarar la materia, es que nace esta sección de la página web.

 

¿Puedo demandar el cuidado personal compartido?

Escrito el 06 de Septiembre de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Cuidado personal.2

 

Uno de los grandes consensos que existieron durante la tramitación parlamentaria de la Ley 20.680, llamada Ley amor de papá, fue la incorporación del régimen de custodia compartida al estatuto regulador del cuidado personal de los menores. Las dudas que se presentaron se referían a si podía establecerse como régimen de atribución legal o como un régimen alternativo. Bajo el texto promulgado, se estableció al cuidado personal compartido como un régimen alternativo, convencional y que sólo procede en el estado de separación de ambos padres.

Es de especial importancia destacar que el cuidado personal compartido no puede ser impuesto por el juez en contra la voluntad de los padres. Es de la esencia del sistema la existencia de un acuerdo, lo cual implica, evidentemente, que los progenitores no tengan controversia sobre su aplicación. Esta opción legislativa se fundamenta en la opinión de quienes han sostenido que las circunstancias que mejor propician el establecimiento de una custodia compartida son, entre otros, la cooperación y comunicación entre los padres, así como la ausencia de conflicto entre ellos, o, más propiamente, la inexistencia de disparidades insalvables. Es así que usted no puede demandar el cuidado personal compartido, dado que como indicamos, el juez no podría concederlo (ya señalamos que únicamente procede en caso de acuerdo de los padres y que el juez no puede imponerlo).

Debe destacarse que, sobre este punto, en el derecho comparado existen distintos sistemas. Así, exigen el acuerdo previo de los padres el ordenamiento alemán y noruego (y nosotros, claro). Otros lo permiten a falta de este acuerdo, siempre y cuando se respete el principio del interés superior del niño, como en Bélgica, Francia, Inglaterra, Gales y Escocia. Finalmente, están los sistemas eclécticos, como el español, que por regla general exigen el acuerdo de los progenitores para la determinación de la guarda y custodia compartida, pero que, excepcionalmente, lo permiten en ausencia de tal pacto, en la medida que se proteja adecuadamente el interés superior del menor.

Así las cosas, en nuestro país, el éxito de una demanda en que se solicite unilateralmente el establecimiento de un régimen de cuidado personal compartido  quedó condicionado a la voluntad de la contraparte, en orden a prestar su consentimiento para tal fin.

Entendiendo que nos encontramos en una sociedad exigente, la ley no ha estado exenta de observaciones. Por ello, podemos justamente una de las númerosas críticas se centran en la ilusión práctica de la tipificación del cuidado personal compartido, vislumbrando que éste nacerá exclusivamente de la voluntad de las partes, padre o madre, por lo que no se soluciona el problema en su génesis. Si bien, como aspecto positivo claramente nos encontramos con una ley que ha deseado en  momento fortalecer la corresponsabilidad de ambos padres en el deber de cuidado para con los hijos, es menester señalar que la misma no logra satisfacer los requerimientos reales que acontecen en el diario vivir de una sociedad que no está educada en la “política de los acuerdos”. Así, la modificación legal efectuada por la Ley amor de papá (en este sentido -establecer el cuidado personal compartido-) es derechamente ilusoria, ya que como sabemos, la materialización de la norma sólo dependerá de la voluntad de las partes, como criterio de atribución preferente, si no existe el deseo de que ello se concrete volvemos al origen del problema,  de los padres detentará el cuidado personal mientras que el otro será quien reclame el derecho que la misma ley le concede a mantener un régimen de relación comunicacional con el niño, esto el ya conocido criterio de atribución legal supletorio o incluso exigir el cuidado personal, transformándose en una lucha de egos de padres que quieren apoderarse de sus hijos, perdiendo el sentido de lo que la ley ha protegido en todo momento, el interés superior del niño, desvirtuando este principio en lo que visualizamos como el interés superior de los padres como señalé en alguna oportunidad. En esta pasada la norma deja de ser eficiente.

¿Cómo puedo obtener el cuidado personal compartido?

Escrito el 06 de Septiembre de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Cuidado personal.3

 

Tal y como indicamos el l cuidado personal compartido no puede ser impuesto por el juez en contra la voluntad de los padres. Dado ello dicho régimen encuentra pensado en aplicarse a padres que tienen una buena relación. Y es que para poder obtener el cuidado personal compartido, ambos padres deben estar de acuerdo, el juez no puede imponerlo. Así, usted no puede demandar el cuidado personal compartido, dado que como indicamos, el juez no podría concederlo (ya señalamos que únicamente procede en caso de acuerdo de los padres y que el juez no puede imponerlo).

FORMULARIO DE CONTACTO:

Mediante este formulario usted puede comunicarse con nosotros solicitando una reunión o realizando la consulta que estime pertinente. Tenga el cuidado de añadir correctamente sus datos de forma de poder contactarnos luego con usted o enviarle la respectiva respuesta a su mensaje.

Abogados del Maule

Si tiene consultas puede dejarnos sus comentarios en el siguiente formulario, conectado desde su facebook:

OFICINA CURICÓ

Consultas sin costo en nuestras oficinas de Curicó. También vía correo o teléfono:

Dirección:Edificio Manuel Montt, ubicado en Calle Manuel Montt nº 357, 5º piso,  oficina nº 502, Curicó.

Teléfono:(75) 2 315890

Celulares:94198584 - 91835639

whatsapp: +56 9 94198584

E-mail: contacto@abogadosencurico.cl

Horarios:Lunes a Viernes 9:00 - 18:30


OFICINA TALCA

Consultas sin costo en nuestras oficinas de Curicó. También vía correo o teléfono:

Dirección:Calle 4 norte esquina 2 poniente 595, Talca. (en plena alameda, al lado de la Corte de apelaciones de Talca, disponemos de estacionamientos).

Teléfono fijo:(71) 2225259

Celular: 994198584 - 991835639

whatsapp: +56 9 94198584

E-mail: contacto@abogadosdelmaule.cl

Horarios: Lunes a Viernes 9:00 - 18:30.