Divorcio por Infidelidad

Escrito el 8 de Enero de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Divorcio por infidelidades.1

divorcio por infidelidad

Tal y como sabemos para divorciarse se deben cumplir con ciertos y determinados requisitos. La Ley de divorcio estableció tres fórmulas de divorcio:

1.) Divorcio unilateral -en que uno de los esposos demanda el divorcio, pero en el cual se debe esperar tres años-;

2.) Divorcio por mutuo acuerdo, cuando la pareja solicita el divorcio de común acuerdo, un año después del término de la vida en común, mediante una escritura pública.

3.) Divorcio por culpa -cuando hay maltratos graves o infidelidades o incumplimientos graves a las obligaciones del matrimonio o para con los hijos, no requiriéndose ningún tiempo de separación. Así, este divorcio se presenta como una variante del divorcio unilateral o sin acuerdo, que opera cuando existe una violación grave de los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos, que torne intolerable la vida en común. En este caso no es necesario esperar los 3 años de separación y la ley enumera algunos ejemplos de conductas que se enmarcan dentro de esta figura: Atentado contra la vida o malos tratamientos graves contra el cónyuge o de alguno de los hijos; infidelidad; abandono del hogar; condena por delitos contra las personas; conducta homosexual: alcoholismo o drogadicción que constituya un impedimento grave para la convivencia armoniosa entre los cónyuges o entre éstos y los hijos; y tentativa para prostituir al otro cónyuge o a los hijos. 

Dicho lo anterior, cabe indicar que es perfectamente posible obtener el divorcio ante casos de infidelidades, siempre y cuando se cumplan los requisitos que la ley establece para ello. De hecho Abogados del Maule cuenta con la experiencia de haber tramitado cientos de demandas de divorcio invocando infidelidades y además cuenta con varios especialistas en el tema, junto con oficinas en diferentes partes de la región del Maule, tramitando incluso casos en otras regiones a petición de diferentes personas a las cuales somos recomendadas por quienes han sido nuestros clientes.

A continuación explicaremos si es posible obtener el divorcio por infidelidad, cuales son los requisitos para obtener el divorcio por infidelidades, cuales son las dificultades y cual es la forma en que debemos proceder ante situaciones como esta.

Desde ya indicamos que la sola consulta ni por teléfono ni en oficina tiene costo y es totalmente gratuita.

Divorcio por Infidelidad .

Escrito el 8 de Enero de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Divorcio por infidelidad.2

Nuestra legislación no contempla el divorcio por infidelidad como tal, no obstante si lo hace de forma indirecta, esto último atendido que uno de los tipos de divorcio existentes en chile es el llamado El divorcio por culpa o divorcio sanción, que esta tratado en el artículo 54 de la ley 19.947, de matrimonio civil. Este último contempla dentro de sus casos de procedencia la "Transgresión grave y reiterada de los deberes de convivencia, socorro y fidelidad propios del matrimonio. El abandono continuo o reiterado del hogar común, es una forma de transgresión grave de los deberes del matrimonio". Así, al menos nuestra legislación de forma indirecta abre una ventana para que podamos solicitar el divorcio debido a infidelidades.

Para demandar el divorcio por infidelidad deben darse como supuestos dos requisitos copulativos, sin perjuicio de otros que mencionaremos más adelante:

1.- Debe existir una conducta calificada como grave.

2.- Debe tratarse la infidelidad de una conducta reiterada. Esto último creemos que sin que implique un número mínimo de veces, sino más bien a una permanencia de la conducta en el tiempo.

La razón de que la ley permita tramitar el divorcio por culpa en casos de infidelidades, es que como lo indica el artículo 131 del Código Civil "Los cónyuges están obligados a guardarse fe, a socorrerse y ayudarse mutuamente en todas las circunstancias de la vida. El marido y la mujer se deben respeto y protección recíprocos". Dado dicho deber, las conductas de infidelidades pueden transgredirlo y con ello llegar en ciertos casos a permitir se acceda por un tribunal al divorcio debido a la situación concreta.

El Diccionario de la Real Academia Española se describe la infidelidad como "la lealtad u observancia de la fe que alguien le debe a otra persona", si bien nuestra ley no lo define, el artículo 132 del Código Civil dispone que "el adulterio constituye una grave infracción del deber de fidelidad que impone el matrimonio y da origen a las sanciones que la ley prevé". Para en su inciso segundo disponer que "cometen adulterio la mujer casada que yace con varón que no sea su marido y el varón casado que yace con mujer que no sea su cónyuge.

Al no existir noción expresa de carácter legal, en el orden jurisprudencial podemos distinguir dos tipos de tesis o explicaciones respecto del sentido y alcance del concepto de fidelidad:

1.- Una tesis mayoritaria plantea que : "La infracción al deber de fidelidad no sólo se traduce en que uno de los cónyuges cometa adulterio, puesto que éste no es sino una forma particular de infringir dicha obligación. Más bien concurre esta infracción, y por ende, en esta causal de divorcio, el marido o mujer que realiza una conducta que compromete la búsqueda del bien para ambos cónyuges, entendido éste último concepto en términos amplios, abarcador de todas las circunstancias de la vida conyugal, esto es que destruye la fe, confianza y lealtad debida manifestada ostensible-mente en el quehacer personal del cónyuge infractor".

En el mismo sentido se puede señalar: "El deber de guardarse fe no sólo se estrecha en los angostos límites de la fidelidad sexual, sino se proyecta en todos los ámbitos de la vida, por cuanto "guardar la fe conyugal" implica "fidelidad", y ésta es la "lealtad u observancia de la fe que alguien debe a otra persona", la que no aparece determinada solamente a la naturaleza y fines del matrimonio, y por ende se extiende a todos los ámbitos en los cuales se proyecta la comunidad de vida entre marido y mujer. Que, por consiguiente debe entenderse que la causal invocada es amplia y comprende todos los actos y los hechos que implican deslealtad en relación a la obligación de convivencia afectando la dignidad del otro cónyuge".

Por su parte, la Corte de Apelaciones de Santiago, se pronuncia en lo que pareciere ser una definición del concepto de infidelidad como: "Siendo el concepto de fidelidad mucho más amplio que el adulterio, se puede afirmar por ello que el deber de fidelidad no sólo abarca el adulterio, sino que basta una vinculación con un tercero que no guarde los límites de lo común y habitual en las relaciones sociales y denote una proximidad de tipo sentimental"

2.- Tesis minoritaria plantea que: El concepto de fidelidad y por tanto la procedencia del divorcio por este motivo es restringida. Esta tesis restringe el concepto de fidelidad al acto sexual con un tercero o al adulterio, fundada sólo en una cierta lectura del número 2° del referido inciso primero, en la cual se ha fallado: "Por la forma en que está redactado el precepto, parece estar dirigido a sancionar directamente el adulterio, definido en el artículo 132 del Código Civil".

De la lectura de los razonamientos de los fallo señalados para esta tesis, es posible colegir que en conformidad para quienes tienen esta opinión, no podrían ser infieles las personas con algún tipo de disfunción sexual o que no puedan realizar la copular carnal, como por ejemplo, los de avanzada edad o los enfermos, lo que desde luego no sería el sentido de la norma (o al menos así lo creemos).

También es preciso indicar que respecto de la reiteración exigida por la ley, el profesor Jorge del Picó, señala que los actos reprochables deben ser "constitutivos de una conducta que se repite con una cierta proximidad cronológica", opinión con la que no concuerda el profesor Juan Orrego Acuña, ya que legalmente nada se expresa respecto del número de veces en el tiempo.

En relación con la existencia de hijos no matrimoniales como medio de prueba para justificar el hecho señalado, en sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago de fecha 24 de enero de 2007, se concluye que ello por si sólo no es suficiente para dar por acreditada la causal, al disponer: "Que la parte demandante acompaña con citación dos certificados de nacimiento de los menores, hijos del demandado, con lo que señala estaría demostrado que el demandado quebrantó el deber de fidelidad que tiene respecto de la demandante. Que de autos consta que la propia demandante reconoce que el demandado abandonó el hogar común, produciéndose la separación de hecho en diciembre del año 2000, y la menor nació el 8 de diciembre de 2001, de modo que fue concebida cuando ya había transcurrido bastante tiempo de la separación de las partes de este juicio, por lo que no es posible considerarlo como una infracción a lo que se denomina fidelidad".

Para que proceda el divorcio por infidelidad, debe en el caso concreto apreciarse tal infidelidad como una conducta grave. Lo importante aquí es que la conducta o falta cometida por el cónyuge demandado, debe provocar que ya no sea factible, soportable o tolerable, para el cónyuge que demanda, continuar haciendo vida de matrimonio con su marido o mujer

Un ejemplo para aclararlo, si un hombre casado, es infiel a su mujer, y esta descubre la infidelidad, de inmediato le hace abandonar la casa en que viven juntos, o ella misma se va de la casa, porque no puede perdonar la traición, en ese caso la infidelidad constituye una falta grave al deber de fidelidad que impone el matrimonio, por lo cual la mujer podría demandar al marido de divorcio por culpa.

Distinto sería si la mujer en ese mismo caso, al enterarse pasa disgustada con su marido por un tiempo, aun podrían ser varios meses, pero luego le perdona y continúan haciendo vida matrimonial, y con posterioridad demandará la mujer a su marido por divorcio por culpa y debido a la infidelidad, en este caso esa infidelidad, no ha hecho intolerable la vida en común de los cónyuges y por lo mismo no podría acogerse la demanda de divorcio por culpa, toda vez que, al perdonar la mujer la conducta de su marido, quita el elemento esencial, para que el hecho configure la causal de divorcio culposo.

Debe indicarse que por la simple infidelidad no procederá el divorcio si no se cumplen los requisitos contemplados en la ley para el divorcio por culpa. Esto debido a que se requiere:

 1.- Que las infidelidades constituyan una violación grave de los deberes y obligaciones que impone el matrimonio o bien,

 2.- Una Violación grave de los deberes y obligaciones para con los hijos.

> Esta falta imputable a uno de los cónyuges debe cumplir, además, un requisito adicional, cual es que tales infidelidades tornen intolerable la vida en común.

Algunos comentarios: Debe dejarse en claro que que únicamente puede ejercer la acción de divorcio aquel cónyuge inocente de las faltas alegadas.

Debe señalarse además y tal como ya se ha indicado que la infidelidad por si sola no basta para hacer procedente el divorcio, sino que dicha infidelidad debe acreditarse que constituye una violación grave de los deberes y obligaciones del matrimonio o una violación grave de los deberes y obligaciones para con los hijos y que dicha falta torne intolerable la vida en común.

Mi Divorcio... ¿Puede ser un divorcio Culposo?

Escrito el 8 de Enero de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Demanda divorcio.3

El divorcio por culpa es el divorcio más complejo de conseguir por los requisitos que exige el mismo, que son bastante complejos de acreditar . De hecho esta modalidad de divorcio es también conocida como divorcio sanción, ya que como se verá, la declaración de divorcio se convierte en este caso en una verdadera sanción para uno de los cónyuges, que con su conducta torna en intolerable la vida en común.

El divorcio por culpa parte del supuesto de un incumplimiento por grave por uno de los cónyuges a los deberes y obligaciones que nacen del matrimonio o a los deberes y obligaciones para con los hijos, que torna intolerable la vida en común, dando esto derecho al otro cónyuge (al inocente de las faltas) a demandar el divorcio sin tener que esperar ningún tiempo de separación. Efectivamente, el artículo 54 de la Ley de Matrimonio Civil dispone que el divorcio podrá ser demandado por uno de los cónyuges, por falta imputable al otro, siempre que constituya una violación grave a los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos, que torne intolerable la vida en común.

En consecuencia, el divorcio culposo procede de cumplirse los siguientes requisitos genéricos:

a) Existencia de una falta de uno de los cónyuges:

El legislador no ha precisado que ha de entenderse por falta, razón por la cual, acudiendo a las reglas generales de interpretación, en el sentido natural y obvio y del contexto de la ley (artículos 20 y 22 del Código Civil), se puede entender como una cierta conducta que implica ausencia de cumplimiento de deber u obligación.

En términos similares se pronuncia el Diccionario de la Real Academia Española, al expresar que se entiende como el quebrantamiento de la obligación.

La noción anterior es concordante con la regla contenida en el inciso 2° del artículo 56, al disponer que cualquiera de ellos podrá demandarlo, salvo cuando se invoque la causal contemplada en el artículo 54, en cuyo caso la acción corresponde sólo al cónyuge que no hubiere dado lugar a ella.

b) Que la falta sea imputable al cónyuge que ha incurrido en ella:

La imputabilidad se estima que corresponde a una atribución de responsabilidad del cónyuge infractor, es decir, presupone la capacidad del cónyuge, de modo que, la omisión o ausencia de cumplimiento de un deber u obligación debe materializarse por una voluntad libremente determinada, por lo cual, se podría excluir el ocasionado por caso fortuito o fuerza mayor o el ocasionado en el marco de una enfermedad que implique pérdida de razón o discernimiento como ocurría con el alzheimer . Una postura en contrario significaría eliminar la protección jurídica otorgada a ambos cónyuges y el divorcio se constituirá en un instrumento de disolución matrimonial por hechos respecto de los cuales sus partícipes podrían no ser responsables. En ese orden de ideas se ha pronunciado la jurisprudencia al señalar que "el quebrantamiento de la obligación debe ser imputable, es decir, atribuible a culpa del otro cónyuge" o bien, "que se hayan cometido con plena voluntad, conocimiento y conciencia de ésta".

Por ello, se estima que corresponde a una sanción y genera un debate sobre la culpabilidad o la inocencia.

Es importante indicar que lo anterior no debiere entenderse a la luz de las concepciones de Derecho Penal (respecto de los cuales no se profundizará en este trabajo), sino que a la atribución de responsabilidad por el quebrantamiento de los deberes y obligaciones propios del artículo 54 de la Ley de Matrimonio Civil.

c) Que dicha falta constituya una violación grave de ciertos deberes y obligaciones y torne intolerable la vida en común.

Al igual que en la separación judicial, la ley no indica cómo debe entenderse el concepto de gravedad de la infracción cometida, no obstante, debiere ligarse al efecto de tornar intolerable la vida en común, por lo cual, se está en presencia de una causal cuyo impacto se encuentra condicionada al núcleo familiar, a las particularidades sociales, culturales y económicas de los cónyuges. De este modo, la gravedad y su aplicación concreta dependerá de cuánto pueda alterar la convivencia conyugal.

d) Que la falta constituya una violación grave de los deberes y obligaciones que el matrimonio impone a los cónyuges o de los deberes y obligaciones respecto de los hijos.

Es del caso recordar que según lo dispuesto en el artículo 102 del Código Civil, el matrimonio tiene por finalidad la vida en común, procrear y auxiliarse mutuamente en todas las circunstancias de la vida. En otras palabras, busca el bien de ambos intervinientes en el consorcio, de modo que el incumplimiento grave de sus deberes y obligaciones, tales como los de guardarse fe, socorro, ayuda mutua, respeto, protección y convivencia, podrían configurar la causa genérica del artículo 54, como también tratándose respecto de los hijos en común.

El divorcio por culpa es del todo razonable, ello debido a que el matrimonio implica una comunidad de vida, comunidad de vida que resulta imposible llevar adelante si uno de los cónyuges comete graves faltas hacia el otro o hacia los hijos, por lo que lo más saludable, bajo estas circunstancias, será la terminación del matrimonio y es por ello que la ley lo contempla, dando derecho al cónyuge que no ha incurrido en la falta o incumplimiento para que demande el divorcio ante los tribunales que corresponda.

Argumentos para demandar el divorcio por infidelidad

Escrito el 8 de Enero de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Demanda divorcio.3

En caso de infidelidades el argumento para demandar divorcio la encontramos en el artículo 54 de la Ley de Matrimonio Civil y en el cumplimiento de los requisitos que hemos enumerado en esta página. La causal legal se basa en el llamado divorcio por culpa o divorcio culposo, que es aquel que opera por una infracción grave grave de los deberes y obligaciones que impone el matrimonio o a los deberes y obligaciones para con los hijos que torne intolerable la vida en común.

Respecto de la causal invocada es importante indicar que atentos a lo dispuesto en los artículos 102  y 131  del Código Civil, el matrimonio implica una comunidad de vida y de afectos que la ley protege estableciendo deberes y obligaciones de esa institución en relación a los cónyuges, los hijos y los bienes. Así, el citado artículo 131 del Código Civil, inserto en el Título VI, Libro I, denominado "Obligaciones y Derechos entre cónyuges", establece que "Los cónyuges están obligados a guardarse fe, a socorrerse y ayudarse mutuamente en todas las circunstancias de la vida. El marido y la mujer se deben respeto y protección recíprocos." A su turno, el artículo 132  del mismo cuerpo legal dispone que "El adulterio constituye una grave infracción al deber de fidelidad que impone el matrimonio y da origen a las sanciones que la ley prevé" indicando, además, que comete adulterio la mujer casada que yace con varón que no sea su marido y el varón casado que yace con mujer que no sea su cónyuge.

Ahora bien, del artículo 132 del Código Civil fluye que el adulterio, no es la única causal de divorcio referida al deber de fidelidad; el numeral segundo del artículo 54  de la Ley N°19.947 sanciona la grave y reiterada infracción al deber recíproco de guardarse fe, en la que por cierto se comprende esa conducta pero también otros hechos de infidelidad conyugal de gran significación que importen un severo atentado al vínculo matrimonial. Con todo, probándose el adulterio, se configura la causal.

El referido artículo 54 de la Ley N° 19.947 contiene una causal subjetiva y genérica al disponer que el divorcio podrá ser demandado por uno de los cónyuges, "por falta imputable al otro, siempre que constituya una violación grave de los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos, que torne intolerable la vida en común." En el inciso segundo se presumen situaciones que la configuran, esto es, enumera una serie de transgresiones, conductas u omisiones que constituyen severas faltas al vínculo conyugal, sin ser taxativas o excluyentes de otras hipótesis que encuadren en la causal general. Así, se incurre en dicha causal entre otros casos, cuando ocurre cualquiera de los siguientes hechos:" 1°.-Atentado contra la vida o malos tratamientos graves contra la integridad física o psíquica del cónyuge o alguno de los hijos; 2°.- Transgresión grave y reiterada de los deberes de convivencia, socorro y fidelidad propios del matrimonio. El abandono continuo o reiterado del hogar común, es una forma de transgresión grave de los deberes del matrimonio."

Infringe el deber de fidelidad y, por ende, se incurre en causal de divorcio, el marido o la mujer que realiza una conducta que compromete la búsqueda del bien para ambos cónyuges, entendido éste último concepto en términos amplios, abarcador de todas las circunstancias de la vida conyugal, esto es, que se destruya la fe, confianza y lealtad debida manifestada ostensiblemente en el quehacer personal del cónyuge infractor. 

Ante reiteradas infidelidades es del todo razonable que se pueda solicitar el divorcio por la vía aquí señalada, ello debido a que el matrimonio implica una comunidad de vida, comunidad de vida que resulta imposible llevar adelante si uno de los cónyuges comete graves faltas hacia el otro o hacia los hijos, por lo que lo más saludable, bajo estas circunstancias, será la terminación del matrimonio.

¿Cuál es la ventaja y desventaja del divorcio culposo cuando se alega infidelidad?

Escrito el 8 de Enero de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Demanda divorcio.4

Este tipo de divorcio tiene la ventaja de ser el único tipo que permite su declaración sin tiempo alguno de separación entre los cónyuges. Este divorcio puede demandarse de inmediato una vez ocurridos los hechos, sin transcurso de tiempo alguno, si es que se configura la causal. La casual de este tipo de divorcio es la violación grave por parte del otro cónyuge de los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos, que torne intolerable la vida en común. Dado esto es importante comprender que la simple infidelidad no configura la causal si no se da el requisito antes mencionado, esto es que dicha infidelidad constituya una violación grave por parte del otro cónyuge de los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos y que además torne intolerable la vida en común (lo que debe probarse).

Por otro lado la desventaja de tramitar un divorcio por culpa es la dificultad que presenta, pues el cónyuge demandante deberá acreditar una conducta grave por parte de su cónyuge (el demandado), que configure la causal legal. Dado esto la asesoría es fundamental, ya que el incumplimiento que se alega debe acreditarse en el juicio, de lo contrario no se obtendrá el divorcio. 

Debe hacerse presente desde ya que únicamente puede demandar el divorcio por esta causal aquel cónyuge inocente de la misma, es decir aquel que no ha incurrido en la causal.

Consulte gratuitamente en nuestro estudio jurídico y lo asesoraremos en los pasos a seguir para este tipo de divorcio. Será representado con excelencia y rapidez porque entendemos que es una situación urgente para el cliente. 

Importante a tener en cuenta en cuanto al divorcio culposo por infidelidad

Escrito el 4 de Enero de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Divorcio culposo.5

Lo más importante a tener en cuenta para que opere el artículo 54 en su integridad en cuanto a la procedencia del divorcio culposo al existir infidelidad, es que la causal invocada ocasione en su caso concreto el cisma conyugal volviendo intolerable la vida en común. No lo sería en el caso de aceptar y convivir con la conducta antes o durante el matrimonio. Si usted acepto vivir o convivir con la conducta no podría luego demandar el divorcio culposo pues no podrá acreditar que la infidelidad torno intolerable la vida en común.

Los hechos de la demanda de divorcio por culpa, al alegar la existencia de infidelidad u otras causas, pueden acreditarse con cualquiera de los medios de prueba establecidos en la ley con las particularidades exigidas para cada caso en concreto y no exige cese de con-vivencia.

Cabe indicar que existe una vinculación de este divorcio con la cuantificación o monto de una eventual compensación económica por el divorcio, toda vez que en conformidad a lo dispuesto en el inciso final del artículo 62 de la Ley de Matrimonio Civil, se dispone que el juez podrá denegar la compensación económica que habría correspondido al cónyuge que dio lugar a la causal, o disminuir prudencialmente su monto.

Procedimiento para demandar el divorcio por culpa:

Escrito el 4 de Enero de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Divorcio por culpa.6

El procedimiento aplicable al divorcio por culpa, es el ordinario regulado en la ley de tribunales de familia número 19.968, en los artículos 55 y siguientes, en síntesis ese procedimiento se iniciará por la interposición de la demanda (donde se indicará entre otras cosas la causal que constituye el incumplimiento a los deberes u obligaciones del matrimonio o a los deberes y obligaciones para con los hijos), el juez citará a una Audiencia Preparatoria, en la que el o la demandante y el o la demandada si comparece ofreceran sus pruebas, el juez luego citará a una Audiencia de Juicio en la que se rendirán las pruebas y terminará con una sentencia en la que el juez declare que ha sido probada o no la causal de divorcio invocada en la demanda y acogerá en consecuencia o no la demanda, de acorgerla, declarará terminado el matrimonio por divrocio – por culpa del otro cónyuge, indicando cual fue la causal – y ordenará que la sentencia se subinscriba al margen de la respectiva inscripción de matrimonio.

Preguntas Frecuentes:

1.- ¿Qué Documentos necesito para divorciarme?.

2.- ¿Puedo divorciarme si no tengo el domicilio de mi cónyuge?.

3.- ¿Cómo es la estructura el juicio de divorcio?.

4.- ¿Es obligatorio asistir a las audiencias en el juicio de divorcio?.

7.- ¿Cuánto demora el trámite de divorcio?.

8.- ¿Necesito un abogado para divorciarme?.

9.- ¿Puedo volver a casarme inmediatamente después de obtener el divorcio?.

10.- ¿Qué sucede con los bienes al divorciarse si estoy casado en sociedad conyugal?.

FORMULARIO DE CONTACTO:

Mediante este formulario usted puede comunicarse con nosotros solicitando una reunión o realizando la consulta que estime pertinente. Tenga el cuidado de añadir correctamente sus datos de forma de poder contactarnos luego con usted o enviarle la respectiva respuesta a su mensaje.

Abogados del Maule

Si tiene consultas puede dejarnos sus comentarios en el siguiente formulario, conectado desde su facebook:

Page 1 of 2 1 2 »

OFICINA CURICÓ

Consultas sin costo en nuestras oficinas de Curicó. También vía correo o teléfono:

Dirección:Edificio Manuel Montt, ubicado en Calle Manuel Montt nº 357, 5º piso,  oficina nº 502, Curicó.

Teléfono:(75) 2 315890

Celulares:994198584 - 991835639

whatsapp: +56 9 94198584

E-mail: contacto@abogadosencurico.cl

Horarios:Lunes a Viernes 9:00 - 18:30


OFICINA TALCA

Consultas sin costo en nuestras oficinas de Curicó. También vía correo o teléfono:

Dirección:Calle 4 norte esquina 2 poniente 595, Talca. (en plena alameda, al lado de la Corte de apelaciones de Talca, disponemos de estacionamientos).

Teléfono fijo:(71) 2225259

Celular: 994198584 - 991835639

whatsapp: +56 9 94198584

E-mail: contacto@abogadosdelmaule.cl

Horarios: Lunes a Viernes 9:00 - 18:30.