Compensación económica en caso de divorcio

Escrito el 20 de Marzo de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Compensación económica.

Compensación económica

En caso que usted desee demandar el divorcio o reciba una notificación de una demanda de divorcio presentada en su contra, tendrá la tarea de pensar si demandar a su cónyuge o no por compensación económica, solicitando en términos muy sencillos una compensación, generalmente en dinero, por el menoscabo económico que le provocó el matrimonio, de forma tal que su cónyuge se vea obligado (a) a compensarla (o) por tal situación a la hora de decretarse el divorcio. Todo en sumas que muchas veces son millonarias.

La compensación económica se define como un derecho que le asiste a ambos cónyuges (puede ser al hombre o a la mujer, aunque generalmente es la mujer) de solicitar una indemnización de perjuicios del otro al producirse el divorcio, cuando durante el matrimonio se dedicó al cuidado de los hijos comunes o del hogar, no pudiendo desarrollarse profesionalmente o con su oficio como quería o como podía.

La norma, que trata la compensación económica, busca reparar el menoscabo financiero de uno de los cónyuges que no pudo trabajar durante su matrimonio o lo hizo en menor medida por dedicarse al cuidado de los hijos o del hogar (es decir se descuido laboral o profesionalmente en beneficio del matrimonio o de los hijos).

Generalmente son las mujeres, quienes solicitan compensación económica debido a que son ellas las que al nacer los hijos, se quedan al cuidado de ellos, dejando de trabajar o ya sea trabajando parcialmente, lo que provoca un menoscabo que debe ser compensado por el otro cónyuge., pero el derecho también le asiste el marido que pueda haberse visto involucrado en la situación antes mencionada.

Abogados del Maule ha tramitado cientos de demandas de divorcio y compensación económica, de hecho tenemos clientas que han recibido millonarios montos por concepto de compensación económica al producirse el divorcio.

Así también tenemos la experiencia de representar a aquel de los cónyuges que se vea enfrentado a una demanda de este tipo, momento en el cual es fundamental una asesoría con experiencia y profesionalismo, por los millonarios montos que muchas veces hay en juego.

Desde ya indicamos que la sola consulta ni por teléfono ni en oficina tiene costo y es totalmente gratuita.

Posibilidad de pedir compensación económica en caso de divorcio.

Escrito el 20 de Marzo de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Compensación económica.

El matrimonio es una comunidad de vida, que según el artículo 102 del Código Civil se define como un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear, y de auxiliarse mutuamente. El que el matrimonio sea una comunidad de vida para los cónyuges trae consigo un amplio estatuto protector para ambos, estatuto que encuentra su razón de ser, precisamente, en el matrimonio. Si el matrimonio es por esencia para toda la vida ¿qué sucede cuando uno de los cónyuges entrega todo de sí en el entendido de esta comunidad vida y luego el matrimonio termina por divorcio, causando un perjuicio económico a ese cónyuge que por dedicarse a los hijos o a las labores del hogar no trabajo o trabajo menos de lo que podía o quería? La compensación económica busca corregir esta situación.

Veamos un caso: Ana de 38 años de edad es una mesera y madre de tres hijos, salió perdiendo luego de seis años de matrimonio con un ingeniero comercial. Se casaron con separación de bienes. “Él venía de una familia con plata, ganaba bien y me propuso que dejara de trabajar porque él podía costear mis gastos. Al principio me daba una mesada y yo feliz, porque cuidaba a los niños y me dedicaba a la casa. Pero con el tiempo dejó de darme plata. A mi hijo mayor, que es de una relación anterior, empezó a tratarlo mal; le decía ‘huacho’, lo hostigaba. Comenzó a descalificarme. La convivencia se resintió y nos separamos”.

Ana se quedó con los tres niños y sin un peso, porque todo estaba a nombre de él: la casa en La Dehesa, los dos autos y el refugio en El Colorado. Lo único que Ana se llevó fue el mobiliario de la casa y su marido la demandó por robo. Como el robo entre cónyuges no existe, la demanda no prosperó. Pero sí fue acogida la demanda por maltrato psicológico que ella interpuso en contra de su ex marido.

Hoy, que Ana lleva cuatro años trabajando y gana 3 millones de pesos mensuales como broker, pudo contratar a un buen abogado para conseguir que su marido la compense económicamente por los seis años de matrimonio en los que ella no trabajó. El tribunal de familia, en primera instancia, le dio la razón y fijó una compensación de 50 millones de pesos a favor suyo.

La compensación económica es una figura independiente del régimen patrimonial (procede aunque uno este casado en sociedad conyugal, con separación de bienes o con participación en los gananciales), contemplada en la ley de divorcio que entró en vigencia en 2004. Puede solicitarse cuando hay menoscabo económico; es decir, cuando durante el matrimonio uno de los cónyuges no desarrolló una actividad lucrativa o la desarrolló en menor medida porque no pudo.

Agrega que la compensación económica también puede recibirla el marido si fue él quien sufrió el menoscabo, ya que la ley protege al cónyuge más débil, sin hacer distinción. “Hemos regulado dos compensaciones para hombres a través de acuerdos, no de juicios. En ambos casos, las mujeres eran más fuertes económicamente y reconocieron que ellos habían sido buenos padres y habían acomodado su trabajo para cuidar a los niños. Uno de esos hombres era artista y tenía su taller en la casa. Recibió de su ex señora una compensación de 20 millones, con los que pagó el pie de un departamento”. (no obstante eso como en nuestra sociedad generalmente el marido es el que trabaja y la mujer muchas veces es la que se queda en la casa y cuidando a los hijos, es esta la que generalmente tiene derecho a solicitar la compensación, siendo raros los casos en que hombres tienen un real derecho a solicitarla).

La compensación económica es procedente sólo por ciertas causales. En tal sentido, no todo perjuicio económico es compensable, sino sólo aquellos que la ley establece. El artículo 61 de la Ley de Matrimonio Civil dispone “Si, como consecuencia de haberse dedicado al cuidado de los hijos o a las labores propias del hogar común, uno de los cónyuges no pudo desarrollar una actividad remunerada o lucrativa durante el matrimonio, o lo hizo en menor medida de lo que podía y quería, tendrá derecho a que, cuando se produzca el divorcio o se declare la nulidad del matrimonio, se le compense el menoscabo económico sufrido por esta causa”. Para que dicho derecho se haga efectivo, se debe lógicamente demandar tal compensación en la oportunidad que corresponda.

Para que proceda la compensación económica debe existir un perjuicio compensable producto del matrimonio, que debe derivar:

- En Haberse dedicado el cónyuge que la solicita al cuidado de los hijos.

- O en haberse dedicado a las labores propias del hogar común.

El perjuicio compensable, además, para que proceda la compensación debió manifestarse en alguna de estas modalidades:

- No haber podido desarrollar una actividad lucrativa durante el matrimonio o..

- Haberla desarrollado en menor medida de lo que quería y podía.

Así, es fundamental para que proceda la solicitud de compensación económica que el cónyuge que la solicita, sea el hombre o la mujer, no trabajara durante el matrimonio o lo hiciere en menor medida de lo que podía o quería por dedicarse a las labores del hogar o al cuidado de los hijos.

La compensación económica y el temor de muchos hombres que desean divorciarse.

Escrito el 5 de Febrero de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Temor a la compensación económica.

El gran "cuco" que espanta a hombres separados que desean divorciarse es la compensación económica. Muchos se desisten de iniciar la tramitación, temerosos de que quedarán en la calle al pagar esa famosa compensación económica y nos llegan preguntando cuanto me podrá pedir por el divorcio. Y es que quien no ha escuchado:.... "Me están pidiendo xxx millones por el divorcio."

Lo anterior no es más que un monstruo imaginario. Miedos insensatos, pero comprensibles cuando se desconoce la verdad. Diferente sería la percepción de ese "cuco" por parte de los hombres separados si supieran que tal beneficio se solicita en apenas una de 10 causas de divorcios tramitadas en el Poder Judicial.

A su vez, según estimaciones de una Jueza de Familia de Santiago, sólo se otorga compensación a un promedio de 3 mujeres de cada 10 que lo piden.

Nos consta que ese promedio es correcto. Es lo que hemos monitoreado los últimos 8 años.

Por otro lado, el monto que se concede es por lo general significativamente menor al solicitado. Pocas veces se otorga la cifra que se pidió originalmente y rara vez es mayor.

Por tanto el número de mujeres divorciadas que reciben ese beneficio es apenas un 3% del total.

Otro 7% lo pide "por si acaso" pero se les niega por no cumplir los requisitos legales.

El 90% restante no lo solicita por no tener derecho a compensación o no quiere recibirla.

Es decir, por cada 100 mujeres que se divorcian, sólo 3 reciben el beneficio, y en general, el monto es menor de lo que pidieron.

Así las cosas, ¿vale la pena tenerle miedo a ese "cuco" y no hacer nada por formalizar una separación de hecho?

Quizás sea mejor hablar del tema con alguien de confianza, como lo hacemos con los pequeños al acompañarlos a mirar debajo de la cama y abrir el closet. Recién entonces se dan cuenta que no hay ningún ogro en su interior y no hay nada de qué temer.

La recomendación de todas formas al decidir divorciarse es acudir a un buen profesional, que lo pueda guiar e informar y que tenga los conocimientos necesarios para protegerlo en sus derechos.

La compensación económica: Necesidad de la existencia del menoscabo económico.

Escrito el 20 de Marzo de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Compensación económica.

Para que proceda compensación económica, el cónyuge que la demanda necesariamente debe acreditar la existencia de un menoscabo económico, es decir que producto del matrimonio y en virtud de este se dedicó a las labores del hogar o al cuidado de los hijos, descuidándose profesionalmente, sin trabajar o trabajando en menor medida de lo que podía o quería.

La determinación de si existe o existió menoscabo económico durante el matrimonio y su cuantía, si no existe acuerdo la efectúa el juez tomando en consideración algunos factores señalados en la propia ley de Matrimonio Civil, entre los que encontramos:

1. La duración del matrimonio y de la vida en común de los cónyuges.

2. La situación patrimonial de ambos.

3. La buena o mala fe.

4. La edad y el estado de salud del cónyuge beneficiario.

5. Su situación en materia de beneficios provisionales y de salud.

6. Su calificación profesional y posibilidades de acceso al mercado laboral.

7. La colaboración que hubiere prestado a las actividades lucrativas del otro cónyuge.

Como vemos, las situaciones que deben tomarse en cuenta para determinar si existe o no menoscabo económico y su monto son variadas, teniendo que acreditar la existencia de cada una de ellas y como influirá si es declarado el divorcio o la nulidad del matrimonio.

Tu abogado te ayudará y colaborará con la recolección de pruebas que sean de utilidad para acreditar cada una de las circunstancias que debes poner en conocimiento del juez para que dicte una sentencia que al declarar el divorcio o la nulidad te beneficie con la compensación económica.

¿Cuánto dinero puedo obtener por compensación económica?

Escrito el 5 de Febrero de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Divorcio por Alcoholismo o drogadicción

Primero que nada debemos partir de la base que la compensación económica no siempre es en dinero, aunque si la mayoría de las veces. La sentencia de divorcio o nulidad matrimonial deberá pronunciarse sobre el monto de la compensación económica y establecerá su forma de pago (siempre se solicitara), pudiendo establecer modalidades de pago, que pueden ser:

1. La entrega por concepto de compensación económica en un juicio de divorcio de una suma de dinero, acciones u otros bienes. Si es dinero, podrá ser pagado en una o varias cuotas reajustables, fijándose seguridades para su pago.

2. Constituyendo derechos de usufructo, uso o habitación, respecto de bienes que sean de propiedad del deudor.

Si el cónyuge condenado al pago de la compensación económica, no tiene bienes suficientes para el pago de ella el juez podrá dividirlo en cuantas cuotas fuere necesario, tomando en cuenta su capacidad económica, expresando la cuota en algún valor reajustable. Si en la sentencia no se indican cuotas debe lógicamente pagarse en efectivo.

No me pagaron la compensación económica ordenada por el juez

Escrito el 20 de Marzo de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Pago de Compensación económica.

En caso de incumplimiento del pago de la compensación económica ordenada por el juez y si no existen garantías para su cumplimiento, estas cuotas se considerarán alimentos para el efecto de su cumplimiento.

Esto quiere decir que si el deudor no paga, podrá apremiársele con reclusión nocturna, arresto, arraigo, suspensión de la licencia de conducir, cambio en la modalidad de pago a retención por parte del empleador y hasta la retención de la devolución de impuesto a la renta, tal y como si fueran pensiones de alimentos.

La compensación económica: Casos ejemplares..

Escrito el 20 de Marzo de 2015 Por Francisco Acuña | Tag: Casos de compensación por divorcio.

CASO 1.- Con fecha 26 de Abril de 2011 al leer el Diario El Mercurio, nos encontraríamos con uno de nuestros primeros casos a analizar, el titular indicaba: "Corte Suprema condena a juez Gajardo a pagar millonaria indemnización por su divorcio", luego agregaba: En una compleja tramitación, el máximo tribunal le ordenó al magistrado, y actual pareja de la ministra Gloria Ana Chevesich, a pagarle más de $136 millones a su ex esposa y madre de sus cuatro hijos. 

En agosto de 2009 el ministro y ex presidente de la Corte de Apelaciones de San Miguel, Carlos Gajardo, rompía por primera vez su silencio para entregarle a Revista Ya detalles de cómo se enamoró de su compañera de trabajo la ministra Gloria Ana Chevesich y lo feliz que estaban juntos. En esa oportunidad fue consultado si le gustaría casarse con la magistrada del caso MOP-Gate, a lo que él respondió que "sería lo más lógico". El 21 de abril pasado la Corte Suprema dictó un fallo que le permitirá al juez, si es que así lo quiere, rehacer su vida. El máximo tribunal, en decisión dividida, selló su proceso de divorcio y ordenó al miembro del Poder Judicial a que le pague a su ex cónyuge una cuantiosa suma de dinero indemnizatorio por los 26 años de convivencia mutua. Como se trata de un ministro de tribunal de alzada, su divorcio fue tramitado en primera instancia por su colega y ministro de fuero Lamberto Cisternas. El fallo dictado por este último, que fue ratificado por la Corte de Apelaciones de Santiago, le ordenaba a Gajardo a pagarle a su ex esposa $115 millones 830 mil. Estos se dividían en $44 millones 55 mil correspondientes a la propiedad de Providencia comprada dentro del matrimonio, $69 millones 300 mil por indemnización y $2 millones 475 mil de aporte a la isapre para mantener como carga médica a la mujer. No conforme con lo resuelto en segunda instancia, su ex esposa la profesora de educación física y madre de sus cuatro hijos, Mónica Benítez Álamos, recurrió hasta la Corte Suprema alegando que el monto fijado en la demanda de divorcio no satisfacía sus necesidades, ni indemnizaba los años que ella dedicó al cuidado de la familia postergando su carrera profesional en post del trabajo del magistrado. El máximo tribunal acogió sus argumentos y elevó a $136 millones 620 mil, por concepto de compensación económica a favor de la mujer respecto al departamento que compartían, incrementándose, de esta forma, en $90 millones el monto indemnizatorio que se pagarán en 156 cuotas mensuales y sucesivas de 3,5 UTM. Para arribar a este dictamen, la cuarta sala de la Corte Suprema acogió la vulneración de artículos de la ley de matrimonio civil respecto a las compensaciones económicas del cónyuge más débil. En el caso particular se estableció que Benítez se dedicó siempre al cuidado personal de los hijos "sin contar con ayuda de servicio doméstico". 

Asimismo, estableció en el juicio que "ella siempre acompañó a su marido durante toda su trayectoria de su carrera judicial, lo que implicó el traslado de la familia por diferentes y alejados lugares del país, con el consiguiente desarraigo y esfuerzo físico y psicológico, privilegiando el desarrollo profesional del cónyuge por sobre el suyo". Otro de los factores alegados por la demandante fue durante el proceso Gajardo declaró cierta suma de remuneración mensual, pero que esta tenía inconsistencia con el ingreso a su cuenta bancaria, diferencia que superaba los $15 millones de pesos. "La regulación de la compensación económica debe ser equitativa y eficaz en términos que permita a la parte más débil, en este caso, la actora enfrentar el desequilibrio y desamparo que el término del vínculo matrimonial significara para ésta, considerando especialmente su edad, salud, su situación económica y previsional y la colaboración que prestó a la familia y al demandado, con la consiguiente postergación personal y laboral, como, asimismo la real capacidad económica del demandado", dice el fallo.

CASO 2.- "Mujer le pide 100 millones a su marido para darle el divorcio debido a su infidelidad". Esta historia titulada así es real, y muy reciente, que se ventiló ante nuestros Juzgados de Familia. El señor A llevaba más de tres años separado de hecho de la señora J. Su relación nunca fue buena, sin embargo la paciente y pasiva personalidad de él, llevó a que tras tres hijos y muchos años de peleas por fin tomara la decisión de irse de la casa. “Fue muy difícil hacerlo, porque los niños estaban chicos y no quería alejarme de ellos”, nos cuenta con amargura el protagonista de nuestra historia.

Habiendo transcurrido los tres años que exige la ley, demandó de divorcio a la señora J. por divorcio Pero ella, se opuso al divorcio diciendo que sólo llevaban un año separados y pidió, para el caso en que se declarara el divorcio, una compensación económica de $100.000.000 (cien millones de pesos) por compensación económica argumentando esta que su marido le fue infiel durante el matrimonio y que sufrió un menoscabo económico dado que por haberse dedicado al cuidado del hogar y de los hijos, no había podido ejercer una actividad remunerada en la medida que hubiese querido. La mujer antes de casarse no tenía profesión y luego de contraer matrimonio esta ingreso a estudiar a la universidad y saco el un título como ingeniera, cuidando a los hijos en común una nana pagada por su marido. Además como información adicional cabe señalar que se casaron en sociedad conyugal y durante el matrimonio el marido adquirió 3 propiedades por medio de compra.

Aquí antes de seguir leyendo y luego de haber leído toda la información que les hemos proporcionado pregúntese ¿Es posible que la señora J consiguiera esa suma de dinero?, ¿Qué cree usted que resolvió el juez?

La respuesta a la luz de los requisitos que hemos mencionado pareciera ser bastante clara para un buen abogado. La compensación económica no se obtuvo, y es que ¿Cuál es el menoscabo económico de la señora J producto del matrimonio?. Ella antes de este no tenía profesión, luego y gracias a la ayuda de su marido pudo estudiar y obtener una profesión durante el matrimonio y además este adquirió 3 propiedades de las cuales a esta le corresponderá la mitad producto de la sociedad conyugal existente. En cuanto a la infidelidad claramente esta no interesa o no debiera importar al juez para el efecto de decretar o no la compensación, si no como un agregado más que debe partir de una base como es el cumplimiento de los requisitos básicos de la compensación económica, que ya describimos. Al no existir en este caso menoscabo económico, no procede la compensación económica.

Esta historia nos demuestra que para que sea otorgada la compensación económica, no basta que uno de los cónyuges se haya desarrollado profesionalmente menos que el otro por dedicarse al cuidado de los hijos y/o del hogar común, sino que también es necesario que, a consecuencia de ello, se produzca un menoscabo, un perjuicio económico que deje a ese hombre o mujer en desventaja para continuar una vida separada con respecto a su marido o mujer. Lo que busca esta institución, en definitiva, es que haya cierto equilibrio de condiciones económicas entre los cónyuges, a fin que el proceso de rehacer su vida no sea más gravoso para ninguno de ellos en particular.

FORMULARIO DE CONTACTO:

Mediante este formulario usted puede comunicarse con nosotros solicitando una reunión o realizando la consulta que estime pertinente. Tenga el cuidado de añadir correctamente sus datos de forma de poder contactarnos luego con usted o enviarle la respectiva respuesta a su mensaje.

Abogados del Maule

Si tiene consultas puede dejarnos sus comentarios en el siguiente formulario, conectado desde su facebook:

Page 1 of 2 1 2 »

OFICINA CURICÓ

Consultas sin costo en nuestras oficinas de Curicó. También vía correo o teléfono:

Dirección:Edificio Manuel Montt, ubicado en Calle Manuel Montt nº 357, 5º piso,  oficina nº 502, Curicó.

Teléfono:(75) 2 315890

Celulares:991835639 - 994198584

whatsapp: +56 9 94198584

E-mail: contacto@abogadosencurico.cl

Horarios:Lunes a Viernes 9:00 - 18:30


OFICINA TALCA

Consultas sin costo en nuestras oficinas de Curicó. También vía correo o teléfono:

Dirección:Calle 4 norte esquina 2 poniente 595, Talca. (en plena alameda, al lado de la Corte de apelaciones de Talca, disponemos de estacionamientos).

Teléfono fijo:(71) 2225259

Celular: 994198584 - 991835639

whatsapp: +56 9 94198584

E-mail: contacto@abogadosdelmaule.cl

Horarios: Lunes a Viernes 9:00 - 18:30.